Posts tagged ‘divorciados’

marzo 23, 2015

Nuevo Grupo DVC; Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad, Santa Catarina, N.L.

p. ntra sra soledadCon la Ayuda y Bendición de Dios se llevo a cabo el Taller- Retiro para parejas DVC los días 14 y 15 de Marzo, 2015; en la Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad, Col. Rincón de las Mitras, Santa Catarina, N.L. Nuestro hermano Rabel Martínez nos comparte la crónica del retiro para matrimonios.

Invitados por el Padre Bernardo Martínez Garza, quien nos abrió el espacio en su parroquia para ofrecer este servicio a todas las parejas en nueva unión o en unión libre.

El Retiro-Taller: “Encuentro con Jesús Misericordioso” que recibió a 8 parejas; dio inicio con el mensaje de apertura realizado por el P. Bernardo Martínez, con estas palabras: “Sean Bienvenidos a la casa de Dios porque es un Padre de Amor y Misericordioso, que envió a su Hijo para salvar a los pecadores y acercarse a los más necesitados,… díganme ustedes ¿Quiénes somos nosotros para rechazar y juzgar a quien ha pecado y arrepentido y se acerca al Amor de Dios Misericordioso?… Así que, vengan y permanezcan cerca de Su Misericordia, prepárense, vivan y crezcan en el conocimiento de su Palabra y vivan en la oración, en la caridad, en la formación de sus hijos en la fe, frecuenten la Santa Misa participen en los oficios de Semana Santa, ¡¡tantas cosas que hay que hacer!!… que este momento de Encuentro- taller sea para ustedes la puerta abierta para entrar al cielo”.

Después de las palabras tan emotivas del Párroco hicimos la Apertura al Dialogo con las Parejas a través de la Dinámica de La Cruz donde los asistentes abren su corazón y externan de manera sencilla y dolorosa su historia para luego continuar con el desarrollo de los demás temas llenos de confianza en la Misericordia de Dios.

La Hora Santa coronó las actividades del Domingo; el acto penitencial, permitió a los participantes abrir su corazón y externar su arrepentimiento. Al abordar el tema de la Eucaristía y extender la invitación a la comunión espiritual para encontrar a Jesús en el más pobre y en los necesitados de su palabra, escuchamos testimonios que con amor dicen: “De ahora en adelante tratare con más amor a quien esté a mi lado y al más necesitado.”

Concluimos con la participación en la Santa Misa y con la ayuda y bendición de Dios dimos por terminado el taller.

En los temas que se compartieron participamos el equipo de Sta. Catarina; formado por: Verónica y Carlos, Emma y Francisco, Bertha y Francisco, Jesús y Francis, Patty y Francisco, y unos servidores Rabel y Rosario.

gpo soledad

Agradecemos infinitamente el apoyo y confianza incondicional del P. Bernardo Martínez y del resto de la comunidad parroquial que nos ayudó a difundir el retiro y que nos han recibido como parte de su equipo de servicio.

¡Para Gloria de Dios! Sesionamos los días domingo de 8:00 a 10:00 am.

marzo 23, 2015

4 claves para vivir la Cuaresma como tiempo de gracia

por Grupo DVC, con información de ACI Prensa

“La Cuaresma es un tiempo de renovación para la Iglesia, para las comunidades y para cada creyente. Pero sobre todo es un ‘tiempo de gracia’”, dijo el Papa Francisco en su mensaje de este año para este período litúrgico. La Semana Santa está cerca, vive y testimonia tu vida en Cristo con tu familia. Haz todo aquello que como hijo de Dios te acerque a su Hijo, nuestro Salvador. Jesús ha venido por los pecadores y la Iglesia te tiene reservado un lugar entre sus hijos muy amados.

  1. Acudir a la confesión

La Cuaresma es un muy buen momento del año para llevar a cabo una confesión preparada y de corazón. Revisa los mandamientos de Dios y de la Iglesia para poder hacer una buena confesión. Ayúdate de un libro para estructurar tu confesión. Busca el tiempo para llevarla a cabo.

La mayor parte de los DVC no tenemos acceso al sacramento de la reconciliación, busca un momento propicio para conversar con Dios, ayúdate de tu guía espiritual (tu párroco o tu antiguo confesor), ten a la mano tu Biblia y busca la Palabra que te fortalezca y te acerque a Cristo en su momento de angustia y soledad. Quedate con Él en silencio, acompaña a Jesús, reconoce tus pecados.

Como padre o madre de familia, invita a tus hijos a acercarse a la confesión. Podrá ser necesario les des una explicación de cómo hacerlo y porque no lo haces tú. Pídeles que oren por ti y toda su familia. Dios verá con agrado tu ejemplo.

  1. Conversión del corazón

Analiza tu conducta para conocer en qué estás fallando. Establece propósitos para cumplir día a día y revisa en la noche si los lograste. Recuerda que tus propósitos deben ser alcanzables; trata de que sean claros, posibles y medibles.

Descubre o potencia una virtud y traza un plan para crecer en ella. Hay que subir las escaleras de un escalón en un escalón, no se puede subir toda de un brinco.

Como DVC tenemos ciertos los caminos o rutas alternas para vivir a Cristo y convertir nuestro corazón. La Biblia presenta historias vivas de conversión como la de Jacob, o la de Ruth, la pagana de Mohab o del mismo apóstol San Pablo. Las historias de la toma de la ciudad de Jericó, Jonás, el Cantar de los Cantares o la del fariseo “justo” y el publicano “pecador”; estas te ayudaran a entender el significado de la misión salvífica de nuestro Señor.

  1. Sacrificios para vivir la caridad

La palabra sacrificio viene del latín “sacrum-facere”, que significa “hacer sagrado”. caridad TeresaEntonces, hacer un sacrificio es hacer una cosa sagrada, es decir, ofrecerla a Dios por amor. Hacer sacrificio es ofrecer a Dios, porque lo amas, cosas que te cuestan trabajo.

Por ejemplo, ser amable con el vecino que no te simpatiza, ayudar a otro en su trabajo y dar limosna a los necesitados. A cada uno de nosotros hay algo que nos cuesta trabajo hacer en la vida de todos los días. Si esto se lo ofrecemos a Dios por amor, estamos haciendo sacrificio.

Busca en las obras de caridad ese momento que haga vibrar tu corazón para agradarle a Dios. Invita a tus hermanos, a tu familia y a tu comunidad a tender la mano al más necesitado.

  1. Sé amigo de Dios

Aprovecha estos días para orar, para platicar con Dios, para decirle que lo quieres y que quieres estar con Él. Te puedes ayudar de un buen libro de meditación para Cuaresma. Puedes leer en la Biblia pasajes relacionados con la Cuaresma o meditar los salmos. Oraciones especiales para la Cuaresma.

papa francisco“Que este tiempo de Cuaresma encuentre a toda la Iglesia dispuesta y solícita a la hora de testimoniar el mensaje evangélico” SS Francisco.

marzo 23, 2015

Lineamenta: respuestas desde el Corazón DVC

received_m_mid_1406330652334_d8312f8091132f7d44_0Durante varias semanas miembros de nuestro grupo en sus diversas sedes parroquiales trabajaron para dar respuesta a las preguntas formuladas en el cuestionario sinodal.

En estas horas de trabajo entre hermanos DVC nos dimos cuenta de varias cosas: Dios nos tiene tomados de su mano; nuestras respuestas son del corazón de un cristiano que busca al Señor incesantemente y tiene el compromiso de ayudar a su Iglesia a extender el Reino, a dar testimonio de vida y a promulgar la Palabra de Dios a los más alejados; 15 años de trabajo no han sido en vano; confirmamos el crecimiento espiritual y humano de muchos hermanos DVC que han fortalecido su fe y puesto al servicio de la Iglesia sus capacidades y conocimientos. Desde aquí nuestro reconocimiento a todos los participantes.

Las 46 preguntas del cuestionario que se nos entregó incluyeron las indicadas por la sede vaticana y otras emanadas desde nuestra Arquidiócesis con el fin de ampliar los cuestionamientos y adaptarlos a las necesidades pastorales particulares.

El tema central fue la familia y en este contexto, después de poner nuestras intenciones en manos del Señor e invocar la presencia del Espíritu Santo para que nos iluminara en esta tarea, se abordaron asuntos relativos a: la forma en que las familias atienden las contradicciones culturales, las modalidades adoptadas por la Iglesia para atender familias en situaciones extremas, los nuevos modelos de “familia”, como damos testimonio de amor en nuestra familia. Dimos también opinión sobre como opera la Pastoral Familiar en las personas alejadas y como se utiliza la Sagrada Escritura en la acción pastoral.

Preguntas como la indisolubilidad del matrimonio, la fragilidad de las relaciones conyugales, la visión de la familia como “iglesia doméstica”, su compromiso misionero, el desarrollo de la espiritualidad y las iniciativas de catequesis para promover caminos de conversión fueron contestadas ampliamente por nuestros hermanos.

Se nos pidió responder sobre la acción pastoral de la Iglesia en especial con las familias heridas o frágiles y las vías para alcanzar la plenitud del matrimonio cristiano sin renunciar a las exigencias del Evangelio.

Respondimos también sobre situaciones tales como la formación de los presbíteros en cuanto a la dimensión familiar, la evolución de la sociedad y el anuncio del Evangelio en la familia.

Con amor y entusiasmo dimos opinión sobre la preparación al matrimonio; nuestra experiencia de dolor nos motivó a ser explícitos en nuestro testimonio. Así mismo, como familias cristianas, ahondamos en el tema pastoral para nuestros hermanos en situación de nueva unión incluyendo nuestra visión de cómo tratar los casos de nulidad matrimonial.

El amor y misericordia de Dios vive en nuestro grupo; finalmente atendimos las preguntas relacionadas con el respeto a la vida y la paternidad responsable.

Confiados en que Dios nuestro Señor abrirá el camino para que el cambio que comienza a percibirse en el lenguaje y acción pastoral de la Iglesia sean reforzados con las respuestas de muchos hermanos comprometidos en el mundo entero con la familia, esperamos que el Sínodo rinda los frutos del amor del Padre.

Grupo DVC

febrero 14, 2015

Puertas Abiertas – 22

10979458_1075791209113134_1863758921_n¡Hola hermanos! que gusto saludarlos una vez más. Los abrazamos en el amor de Cristo nuestro Señor y les desemos prosperidad, abundancia y mucha bendición para su casa, su familia, su trabajo y sus proyectos.

Rapidamente ya es Febrero; huele a rosas y chocolates y los colores blanco y rojo comienzan a inundar las calles, ¡el amor está en el aire!

Ahora venimos con una edición llena del amor de Dios y muy de ustedes. Cuando comenzamos a preparar este número nos preguntamos la temática que debiera tener y le pedimos ayuda a algunos de nuestros hermanos DVC con su testimonio de amor como pareja, como hijos amados de Dios y como hermanos comprometidos con la caridad y misericordia; el resultado de estas aportaciones es un numero totalmente testimonial con el que, al repasar las líneas escritas por hermanos que viven con la misma intensidad el amor de Dios, te sentirás verdaderamente identificado. Confiamos en el Señor sea de tu agrado.

Por último, y de la mano de estos testimonios de amor, compartimos las ultimas noticias relacionadas con el Sínodo de la Familia, tema que ha sido de especial interés para todos los que formamos la familia DVC y queremos mantenerlos al día.

¡Pasa la voz! Anima a tu familia a leer el boletín, compártelo con ellos, con tus amigos, con otros matrimonios como el tuyo. ¡Sigamos haciendo lío!

Deseosos de que el amor infinito de Dios se mantenga presente todos los días en sus vidas, les enviamos nuestro afecto y gratitud por participar en este su boletín. Gloria a Dios hermanos.

Grupo DVC

Archivo Anexo:  Puertas Abiertas-22-3

enero 23, 2015

ADN – DVC

img_4852Claudia Castillo es una hermana DVC que tiene la camiseta puesta, que no se detiene para decir y hacer; une la acción a la palabra y su palabra vale entre todos los que tenemos el gusto de conocerle. Incansable, animadora como pocas, sensible y muy dispuesta al trabajo misericordioso, son solo algunas de las cualidades que nos ha ido dejando ver en el tiempo que tiene junto con su esposo Humberto en nuestro grupo. Ella nos regala esta colaboración que describe generosamente “la genética” de un DVC. Así debemos estar hechos. Lee, medita, actúa y transforma tu vida ayudando a otros a transformar la suya sin esperar nada a cambio. Bendiciones.

Algunos se sentirán identificados con esto que comparto desde mi corazón; bendiciones a todos.

Los DVC (Divorciados Vueltos a Casar) o Divorciados en Nueva Unión o como quieran llamarlo, somos parejas de novios, de matrimonios civilmente o no, con la particularidad de que, uno o los dos son  divorciados.

Somos pecadores como cualquier persona, no somos promotores del DIVORCIO pues hemos vivido en carne propia lo doloroso de este proceso, hemos sufrido el fracaso matrimonial; nos casamos con la idea de estar con nuestra pareja “hasta que la muerte nos separe” pero por diversas situaciones tuvimos que tomar la decisión del divorcio; muchas veces para salvar la educación y futuro de nuestros hijos o porque fuimos abandonados o incluso por ¡salvar nuestra vida! No es fácil tomar esa decisión, ver a tus hijos sufrir, darte cuenta de que viviste situaciones muy difíciles, sanar tu corazón, volver a creer en el amor y en las personas y volver a confiar y entregarlo; por estas razones no deseamos que otras personas lo padezcan.

Cuando algún conocido nuestro o de nuestro entorno social está en peligro de separarse, buscamos acompañarles, hablamos con ellos, les explicamos todo lo negativo que tiene el tomar esta decisión, los invitamos a abrir su corazón, a  entregarse una vez más el uno al otro, a acercarse a la Iglesia y dejar que el Señor entre en su relación para que todo mejore.

Los DVC no tenemos acceso a la reconciliación ni a la comunión porque hemos lastimado a Dios y mientras nuestra situación irregular no se solucione, no podremos acceder a estos sacramentos pero somos hijos amados de Dios y como todo bautizado tenemos un lugar importante en la Iglesia.

Podríamos asistir a cualquier parroquia formarnos en la fila de la comunión y hacerlo; el sacerdote no va a preguntar si estamos confesados, o si somos DVC; pero no lo hacemos. Tenemos un inmenso amor a Dios y un gran respeto a nuestra Iglesia Católica, a sus normas y doctrina; no lo hacemos porque sabemos que el día que estemos en la presencia de Dios, Él nos va a preguntar cuántas veces nos confesamos y cuantas hemos comulgado; preguntará cuantas almas hemos ayudado a salvar y que hemos hecho por nuestra familia; a cuantos hermanos ayudamos, a cuantos hambrientos les dimos de comer, a cuantos desnudos hemos vestido, y a cuantos enfermos visitamos, entre muchas otras preguntas que nos hará en nuestra hora.

Como DVC nos sabemos pecadores y también que debemos seguir las reglas de la Iglesia y respetarlas; nosotros buscamos la misericordia de Dios, para que ese día Él nos perdone y nos deje entrar en su reino; por eso caminamos de su mano y con su Iglesia.

Por falta de información, algunas personas piensan que estamos excomulgados, que no somos bienvenidos en la Iglesia, y en ocasiones con sus actitudes nos hacen sentir incómodos; cuando servimos a Dios todos somos iguales, los DVC podemos participar activamente en la Iglesia en todos sus apostolados.
Nosotros no tenemos acceso a la comunión sacramental, la cual anhelamos y esperamos poder volver a recibir algún día; nos valemos de la comunión espiritual y la comunión a través del hermano, que, al igual que la Eucaristía nos hacen tener una común-unión con Cristo; orando y viendo su rostro en nuestros hermanos.

Cuando visitas al necesitado y le sirves como Cristo mismo lo hace; cuando visitas un enfermo, el Señor se hace presente por medio del Espíritu Santo para acompañarte; cuando visitas a una persona privada de su libertad, el Señor te ilumina para que seas luz para éste; cuando compartes tu alimento con el hambriento, el Señor se derrama en amor y bendiciones.

Algunas veces nos dicen sin fundamento y por ignorancia, que al no estar en gracia o no estar confesados no podemos hacer algunas cosas dentro de nuestro servicio en la Iglesia, qué más quisiéramos que eso, pero no es posible para muchos que viven nuestra situación; eso no nos debe hacer sentir marginados, independientemente de la situación sacramental que vivimos, somos hijos de Dios y estamos invitados a seguirlo y buscar la salvación.

Las familias DVC somos familias como cualquiera otra, queremos educar a nuestros hijos en la fe, integrarlos a la Iglesia activamente y caminar de la mano de Dios.

El Papa Francisco está luchando por tener una Iglesia de Puertas Abiertas, donde nadie juzgue, donde las personas se sientan a salvo y cómodos, como en casa, abrazados, acogidos por todos sus integrantes. Ruego a Dios porque el Papa logre este cambio en nuestra Iglesia, por lo pronto, como DVC, tenemos mucho trabajo por hacer, busquemos al alejado, al que se siente indigno para decirle que todos somos hijos amados de Dios, para que nadie se sienta solo y que nadie se quede fuera.

Claudia Castillo

diciembre 25, 2014

Navidad. Los DVC entre los magos y los pastores

natividadHola hermanos, feliz Navidad!

Esperamos que la noche buena haya sido vivida con intensidad, en compañía de sus seres queridos pero sobretodo que la experiencia de recibir a Jesús niño en sus corazones les permita mantener encendida la luz de esperanza y la promesa de amor que Dios nos deja en cada momento de este camino que hacemos con el.

magosNuestros hermanos Gustavo Gabriele y Adriana Gómez nos comparten la colaboración que aquí les presentamos. La historia de la salvación nos muestra que Dios nos ama y que su interés mayor son los pobres y humildes de corazón. Nuestros hermanos hicieron una investigación acerca de porque Dios, todopoderoso, decidió anunciarse a través de magos y pastores, en una noche como la que acabamos de vivir.

Deseamos que el Espíritu Santo mantenga vivo el sentido de la fiesta de amor que estamos viviendo y que esta historia les deje una lección que les permita hacer vida las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo.

Bendiciones a todos y feliz Navidad.

Grupo DVC 

Archivo Anexo:

navidad magos y pastores

diciembre 12, 2014

Payasadas en García, N.L.

andrésQue tal si te dijéramos que los payasos son como niños, que el corazón de un adulto se transforma en el de un niño cuando se deja llevar por la sonrisa de los demás y pone de lado sus problemas de “grande” y se dedica por un momento a hacer feliz pero sobre todo a SER FELIZ.

Eso pasó con nuestros hermanos, durante el servicio de nuestro grupo en la Comunidad de la Santa Cruz en García, N.L. el pasado domingo 7 de diciembre. Aquí sus testimonios y como obró el Señor para ellos.

Te invitamos a leer sus experiencias y testimonios de amor en Puertas Abiertas. Anexamos el archivo: Payasadas

Grupo DVC

diciembre 12, 2014

Navidad: Justicia y Misericordia

P. P. OscarOscar Lomelín Blanco

Director de la Pastoral Familiar de la Arquidiócesis de Monterrey

Dice la Escritura que “al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que recibiéramos la condición de hijos” (Gálatas 4,4s). Y es en ese punto central de la historia, en el que se unió en la persona de Jesús, el cielo con la tierra, lo humano con lo divino, la promesa con el cumplimiento.  Es precisamente esta clase de lectura que propongo para meditar en torno al misterio de la Navidad, el misterio de la Encarnación: la de la unión. Y muy concretamente, me refiero a la unión de dos realidades aparentemente antagónicas: la justicia y la misericordia. La justicia, es entendida como darle a cada quien lo que le corresponde. De ahí la aparente incompatibilidad de ésta con la misericordia, ya que si alguien ofende, daña, lastima o defrauda, lo que merece, en justicia, es un castigo y la reparación del daño. El perdón, la compasión, la reconciliación, propios de la misericordia, se perciben como injustos.natividad

¿Cómo se da, pues, ésta unión en Cristo entre la justicia y la misericordia? El grado de la ofensa se mide no sólo por la ofensa misma, sino por la importancia de la persona a quien se ofende. Insultar a una persona siempre es objetivamente malo. Pero si además esa persona es el director de la empresa en la que trabajas, la ofensa cobra una dimensión mayor. El pecado, dado, que es una ofensa a Dios, es una ofensa de infinitas dimensiones, porque el ofendido es de naturaleza infinita. Por lo tanto, lo que corresponde, en justicia, es un castigo y la reparación, al nivel de la ofensa; es decir, infinitos. El ser humano, por ser finito, es total y absolutamente incapaz de satisfacer la ofensa. Y es entonces donde entra la misericordia de Dios, que por amor al hombre, envía a su Hijo para que éste se entregue como el único sacrificio agradable al Padre. Sólo Jesús, verdadero hombre y verdadero Dios, podía reconciliarnos con Dios.

Celebrar entonces la Navidad, será unir en nuestras vidas la justicia y la misericordia. Y entonces, al que se equivoca, corregirlo, no castigarlo. Al que no sabe, enseñarle, no burlarse. Al que se pierde, guiarlo, al que ofende, perdonarlo y orar por él. En una palabra, poner en práctica las obras de misericordia. Es lo justo; es lo que corresponde a cada quien, ya que el juicio y el castigo o el premio eternos corresponden sólo al Señor. A nosotros nos toca actuar como lo que somos: rescatados y salvados por el amor misericordioso del Señor.

Deseo a todos una muy feliz y misericordiosa Navidad.

P. Oscar Lomelín Blanco

diciembre 12, 2014

Puertas Abiertas 20

natividad¡Y se acabó el año! Ya estamos terminando este ajetreado 2014. Ya nuestras familias están con los preparativos de la fiesta de la Natividad del Señor. ¡Gloria Aleluya! El amado y esperado niño Jesús cumple nuevamente su promesa en nuestros corazones.

Queridos hermanos. Un año más de trabajo, crecimiento y acompañamiento. Pero éste año ha tenido muchos colores y sensaciones diferentes a los anteriores, ¿no creen? Por dónde empezar con tantos eventos. Primero nuestro pastor, Alfonso Miranda ahora es ¡Señor Obispo!; que distinción para este carismático siervo de Dios y gran orgullo para los que tenemos la fortuna de abrazarlo y seguir en contacto con él. Luego, el quince aniversario de nuestro grupo en Monterrey, ¡vaya celebración! Y que tal la publicación de nuestro libro de oraciones DVC. ¡Éxito total en la FIL Monterrey! pues ya estamos con la segunda edición en venta.

Año felizmente marcado el taller de oración para perseverantes, por el Sínodo Extraordinario de Obispos en Octubre pasado que le dio un impulso a las causas de las almas heridas y detonó fuertemente la cara que debe mostrar la Iglesia Católica hoy frente a los desafíos a los que enfrenta la familia moderna y particularmente en nuestro país por las voces que se han comenzado a alzar contra la violencia y la corrupción diciendo “¡basta, ya me cansé, no más muerte, no más violencia, llegó la hora de actuar!”. Definitivamente 2014 ha sido un año bastante singular y así quedará en nuestra memoria.

virgen de guadalupeEn este número de Diciembre traemos un artículo relacionado con nuestra patrona y reina del cielo, la Santísima Virgen María de Guadalupe que esperamos te guste. También te ofrecemos el sentir nuestro Director Espiritual, P. Oscar Lomelín en la época más sensible, la Navidad. Con mucha alegría, compartimos los testimonios de nuestros hermanos convertidos en payasos que trataron de alegrar la tradicional posada para la Comunidad de la Santa Cruz en García, N.L. Ojalá te guste.

Por último, considerando el momento que vive nuestra Iglesia en cuanto a su relación con los DVC y muchas otras situaciones que viven las almas heridas, divorciados, homosexuales, hermanos que luchan contra adicciones y otros que por diversas cuestiones también se han sentido rechazados o relegados, deseamos mantenerte al día y te dejamos las últimas reflexiones del Papa sobre el particular.

Deseamos que María, nuestra amada madre celestial cubra a toda tu familia con su precioso manto de amor. Que su Hijo, nuestro Salvador, llegue a sus corazones y que se quede a vivir permanentemente ahí. Que esta navidad recibas el mayor de los regalos: a Jesús niño y que Dios nuestro Señor colme de bendiciones tu casa.

Feliz Navidad y un bendecido 2015.

Grupo DVC

ARCHIVO ANEXO: FC84-20

diciembre 1, 2014

Monterrey, N.L., Domingo 30 de Noviembre de 2014.

“La fe es la garantía de los bienes que se esperan, la plena certeza de las realidades que no se ven. Por la fe, comprendemos que la Palabra de Dios formó el mundo, de manera que lo visible proviene de lo invisible”. (Heb 11, 1,3).

IMG_20141130_143424040[1]Con esa fe que mueve montañas, ayer domingo nos dispusimos a asistir y dar gracias a la Virgen María por todos los favores que hace por nuestras familias, por nuestra Comunidad. Por todo lo que Jesús, nuestro Señor, su hijo, nos ha dado a través de su amor maternal.

La caminata fue llena de gozo, alegre, entusiasta. Todos los grupos congregados en Reconstruyendo Vidas hicimos un solo corazón, un solo espíritu para ofrecer nuestro cariño y amor a nuestra madre celestial.

 La devoción a la Virgen de Guadalupe es mucha. Fue impresionante ver como nuestra columna peregrina fue fundida con otras muchas que, al igual que nosotros, caminaban entonando cantos, rezos y oraciones en señal de respeto y como signo de la confianza que un hijo deposita en su madre.

Al llegar a las inmediaciones de la Basílica, nuestro contingente se detuvo detrás de cientos de personas que con la misma fe y amor se congregaron este primer domingo de adviento a las puertas de este hermoso templo. Los matachines seguían danzando incansablemente, el ruido de nuestro tambor se fusionó con el de muchos otros que al unísono elevaban un fuerte golpeteo como queriendo llamar la atención de nuestra Madre Celestial.

IMG_20141130_154830280[1] IMG_20141130_161340173[1]

IMG_20141130_143432105[1]

IMG_20141130_164759231[1]La misa que concelebraría Mons. Alfonso G. Miranda Guardiola y el P. Oscar Lomelín Blanco estaba por iniciar y seguíamos en medio de ese río de fieles católicos que abarrotaron como es costumbre en esta época del año, las calles de la popular colonia Independencia. Era de nuestro interés especial participar de la misa con nuestros pastores; nos desperdigamos como pudimos para volvernos a reunir a las puertas del templo y entrar para no perder detalle de la celebración eucarística.

Impresionante como siempre. La basílica llena de flores, de cantos, de luz y de amor. Tanto amor tiene este pueblo por la madre de Dios que no puede uno dejar de pensar en la propia y elevar una oración por todas las madres.

IMG_20141130_165129482[1]La misa dominical tenía toques especiales esta ocasión; no solo porque estábamos cumpliendo con la visita y honrando a nuestra Virgencita de Guadalupe, no solo por el ambiente festivo, o por ser el primer domingo de adviento; el lugar estaba lleno de gozo y ni el ruido de las danzas de matachines y los pasos de los fieles entrando por el pasillo central para dejar sus ofrendas nos impidió escuchar la celebración y atender la homilía de Mons. Miranda, quien centró su mensaje en el tiempo de espera que ayer comenzó.

“El adviento es como una noche en la que nos vence el sueño – levantó la voz nuestro Obispo Auxiliar para continuar diciendo – pero recordemos aquel pasaje de las vírgenes prudentes (Mt 25, 1-13) que guardaban una gotita de aceite para ponerla en su candelabro, así también nosotros, que cuando nos gane el sueño, en la noche, mantengamos una velita encendida, tengamos una gotita de aceite esperando ser utilizada para que en la noche, con su pecado, con su tentación, con su violencia, con su injusticia, no nos pesque dormidos; que estemos siempre en vela, con una luz encendida para responder cuando oigamos la voz que dice que el Esposo ha llegado y encendamos el corazón, nos levantemos con entusiasmo y vayamos corriendo a encontrar al esposo amado”.

“El adviento es entonces, un estado permanente de vigilia para correr y abrazar a aquel que tanto amamos, a aquel que llena nuestro corazón de amor”.

Mons. Miranda nos advirtió también del mal y la violencia que vive nuestra sociedad hoy en día y nos pidió estar “atentos, con la luz encendida; luz que es alegría, luz que es valentía, que es perseverancia y fuerza”.

IMG_20141130_170328855[1]La participación de nuestros grupos se sintió con fuerza y un verdadero amor a Dios nuestro Señor y se vio reflejada en la Eucaristía, ese momento cumbre en el que Cristo se nos obsequia en la hostia y el vino; ese momento en el que uno como hijo del padre recibe el amor de su Hijo por nuestra salvación. Para muchos de nosotros como DVC no es posible recibirlo así, pero la misericordia de Dios nos ha mostrado otros caminos como la caridad y la Palabra y en la comunión espiritual y la bendición del sacerdote hemos encontrado también el amor que Jesús tiene para nosotros.

Llenos de gozo terminamos esta jornada de amor y gracias a nuestra Madre Celestial. Esperamos que haya sido un momento inolvidable y que así, como María, puedas tener junto con tu familia, una luz encendida en la esperanza de la llegada de Jesús niño para renovarnos una vez más.

Feliz tiempo de adviento.

Grupo DVC

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.